¿El ejercicio es suficiente para bajar de peso?

Es muy importante no caer en el “Mito del Gimnasio”, es decir: “No importa cuántas calorías de grasas, carbohidratos, etc. estoy ingiriendo en esta comida, total mañana voy a hacer ejercicios”, ya que el metabolismo del organismo no “piensa” de esta forma. Tenemos que entender que el cuerpo humano es un ahorrador nato de energía y mientras más calorías le suministremos no importando si son malas o buenas, siempre las va a guardar.  
El ejercicio es una herramienta importantísima para el control del sobrepeso y obesidad, pero si no va acompañado de un plan de alimentación adecuado, simplemente no funciona. Para bajar de peso, lo más eficiente es un programa que combine comida sana y ejercicios. 


¿Existe una dieta “mágica” que le ayudará a bajar de peso? 

No existe una dieta “mágica y universal” que ayude  las personas a reducir su peso corporal. Existe un conjunto de regímenes que prometen una disminución rápida, efectiva y sin ningún tipo de compromisos. Pero la verdad es que todas las dietas (en las que no hay un régimen balanceado) son dañinas porque no proveen la cantidad de nutrientes adecuados. Su mayor debilidad es que no forman un hábito de alimentación saludable y permanente, siendo a la final muy perjudiciales para la salud. 
Con muchas de estas dietas se reducen kilos apresuradamente, pero disminuye el metabolismo de las personas, lo que ayuda a subir el peso con la misma velocidad con que se bajó (Fenómeno de rebote). 


¿Existe un producto “milagroso” (cremas, aparatos, etc.) que le ayudará a bajar de peso? 

Estos productos se anuncian en los horarios nocturnos en la televisión y cuentan con fuertes campañas de mercadeo. No son nada efectivos y pueden generar complicaciones en la salud y pérdidas de tiempo y dinero.  


¿Los edulcorantes producen cáncer y otros efectos secundarios? 

Después de múltiples investigaciones científicas, aún no se ha demostrado que los edulcorantes puedan ser nocivos para el organismo. Siempre han sido objeto de polémica, pero lo cierto es que no han presentado efectos adversos sobre la salud, al compararlos con los colorantes, conservantes, potenciadores de sabor, espesantes, antioxidantes, estabilizantes, aromatizantes, etc.