El Programa Integral de Adelgazamiento Metabólico aborda la tarea de transformar los hábitos del paciente (ingesta de comidas más balanceadas y saludables) para alcanzar un peso saludable, sobre la base de cuatro aspectos fundamentales: el suministro de información y apoyo nutricional al paciente, el incremento de su actividad física, con la intención de obtener un balance adecuado entre las calorías consumidas y las utilizadas diariamente, el estudio de las condiciones clínicas y metabólicas del paciente y el tratamiento de aquellas alteraciones encontradas, que puedan estar afectando su estado de salud y que interfieren con el objetivo de alcanzar un peso y medidas saludables y por último, el control permanente de marcadores clave -como el Índice de Masa Corporal (IMC) y el estudio sistemático de Composición Corporal, (el porcentaje de grasa, músculo y agua cuerpo) y la circunferencia abdominal- con la intención de alcanzar los objetivos deseados y mantenerlos en el largo plazo.